De Charlottesville a Santa Fe: Aplasta los Memoriales Racistas, Aplasta la Supremacía Blanca

0 Shares

Por: The Red Nation

Condenamos el terror fanático que los supremacistas blancos usaron en contra de las fuerzas anti-racistas y antifascistas el fin de semana en Charlottesville. Una colisión diversa de progresistas, defensores de los derechos LGBTQ, anti-racistas, feministas, socialistas, comunistas, clérigos, y anarquistas, tomaron las calles en unidad el sábado para negar a la supremacía blanca una plataforma para escupir su agenda homicida y odiosa. A pesar de que fue la reunión más grande de la supremacía blanca en la historia reciente, el encuentro “Unite The Right” (“Unir a la derecha”) fue completamente superado en números y desacreditado por la marejada de gente –una gran parte eran los residentes de Charlottesville– que vino a condenar el racismo y el genocidio.

La noche anterior, docenas de supremacistas blancos descendieron de la Universidad de Virginia campus Charlottesville, blandiendo antorchas que remitían a las imágenes clásicas del Ku Klux Klan. Guiados por el personaje de extrema derecha, Richard Spencer, estos hombres del neo Klan, se reunieron para protestar por la remoción planeada de la estatua del líder confederado Robert E. Lee. El ayuntamiento de Charlottesville aprobó la remoción de las estatuas en noviembre de 2016, después de cuatro años de debate público y abogacía en la ciudad. Como muchos saben bien, Lee era el máximo general del Ejército Confederado, y su imagen representa el racismo y la vil institución del esclavismo que la Confederación luchó por preservar.

Durante el encuentro, Spencer y otros supremacistas blancos cantaron la frase nazi “sangre y tierra”, así como la frase racista y colonial “ustedes no nos reemplazarán”. ¿Por qué le llamamos colonial al canto “ustedes no nos reemplazarán”? Como Jodi Byrd señala, “ustedes no nos reemplazarán” es un “llamado a gritos de los colonizadores imperialistas que remueven y desplazan a la gente indígena”, para destruirnos con el fin de reemplazarnos. Además de sus raíces en el terrorismo sobre la vida de la gente negra, la supremacía blanca siempre ha operado de acuerdo con la lógica genocida de destruir-para-reemplazar. El racismo anti-negro y el genocidio de la existencia indígena –también conocido como colonialismo– son pilares gemelos de la supremacía blanca en el corazón de “Unite The Right”, y, por lo tanto, del corazón del nacionalismo usamericano.

Hay paralelos innegables entre la reacción de Spencer y su horda nazi frente a la remoción de los símbolos racistas en el Sur, y la reacción violenta de las élites hispanas y blancas en el sureste frente a los esfuerzos de abolir símbolos que glorifican y celebran el genocidio. Hay una razón por la cual los esfuerzos por abolir los días festivos, monumentos, estatuas y sellos universitarios, de la supremacía blanca se han encontrado con este tipo de oposición. Ellos representan lazos ideológicos al status quo. Ese status quo en EUA es la supremacía blanca, y sus defensores están dispuestos a matar con tal de preservarlo.

Durante nuestra campaña de 2016 #AbolishTheRacistSeal (Abolir el sello racista) en la Universidad de Nuevo México, experimentamos numerosos ataques de la gente reclamando de nosotros buscábamos “borrar su historia”. Durante un foro abierto en el campus, en el que el sello (escudo) se discutía, un hombre blanco que se hizo llamar Patrick, portando un claro símbolo de racismo, escupió su retórica de extrema derecha y nos acusó de atacar a la “civilización blanca”. Terminó su diatriba amenazando a la gente nativa en la habitación con “un golpe de fuerza”, mientras los administradores de la universidad en la habitación permanecieron sentados en silencio y no hicieron nada.

Claramente vimos ese “golpe de fuerza” manifiesto en el asesinato en Charlottesville el fin de semana.

Mientras que The Red Nation ha seguido promoviendo la abolición de los símbolos de la supremacía blanca aquí en el Suroeste (otro ejemplo es la campaña de nuestra comunidad en Albuquerque para remplazar el Día de Colón con el Día de la Gente Indígena), se ha intensificado la hostilidad de los supremacistas blancos en esta región.

Esta gente usa la retórica y táctica similares a sus contrapartes en Charlottesville. Claman que intentamos “borrar su historia” en paralelo al reclamo “ustedes no nos reemplazarán”, ambos operan de acuerdo con la arrogancia de una posesión legítima que los colonizadores –relativamente recién llegados en esas tierras– usaron para justificar constantemente el robo de las tierras indígenas y continuamente cometer un genocidio sobre nuestras formas de vida.

Mientras preparamos una protesta contra La Entrada, que es una recreación que glorifica la Conquista en el mismo sentido en que las recreaciones del Guerra Civil glorifican la esclavitud, nos preparamos para el “golpe de fuerza” que se nos prometió el año pasado. La presidencia de Trump ha avivado las flamas de la supremacía blanca y permitido a los supremacistas blancos –incluido él mismo– ganar terreno en posiciones poderosas y peligrosas, y ha traído esta conflagración a nuestras puertas en Nuevo México.

La gente indígena no tolerará esta supremacía blanca en nuestras tierras y hogares.

Aún así, el recién formado grupo Santa Fe Power adopta una línea política asociada con movimientos populares de ultra derecha y de supremacía blanca. Esta oposición potencial, acompañada de los violentos policías de Santa Fe quienes al parecer defienden exactamente el tipo de asesinato que vimos en Charlottesville, crean un clima particularmente hostil. No olvidemos que el jefe sargento de la unión de policías de Santa Fe posteó un meme en febrero en su página de Facebook que animaba a los asesinos como James A. Fields a correr sobre los ciudadanos y ejercer sus derechos de la Primera Enmienda.

El Santa Fe Reported reportó en febrero:

La unidad de asuntos interiores del Departamento de Policía de Santa Fe abrió una investigación el lunes sobre el presidente de la unión de policía local por publicaciones incendiarias compartidas en su página de Facebook, incluyendo memes disparando a musulmanes, afroamericanos y comunidad transgénero.

Lo que debe entenderse es que la visibilidad reciente de la violencia de racistas, anti-negros, y anti-indígenas, no es nueva, sino una mera continuación de la violencia representada por figuras como Don Diego DeVargas y Robert E. Lee en nombre del genocidio, esclavitud e imperio. La gente que externamente busca la protección de semejantes figuras infames e imaginario, no son inconscientes de la atroz historia que los sustenta; sino que están plenamente conscientes de que se benefician activamente de esos brutales legados racistas y coloniales. Esto es por qué las resistencias negra e indígena son simultáneamente inquietantes para aquellos que ya ostentan el poder, incluida la policía, los políticos locales, y otras élites que permiten a la supremacía blanca enconarse en sus comunidades.

Con la presencia de francotiradores del equipo SWAT en los techos durante la protesta de La Entrada del año pasado, seguida por amenazas llenas de odio inundando nuestros correos domésticos, correos electrónicos y números telefónicos privados, y ahora el establecimiento de Santa Fe Power, la respuesta permanece: ¿veremos tales eventos desenvolverse en Santa Fe como lo hicimos en Charlottesville? La brutalización de la gente del Pueblo a manos de aquellos defendiendo un evento católico que celebra al genocida DeVargas literalmente recrearía una imagen correcta de 1692, en la que el rechazo indígena se encontró con los mismos conquistadores salvajes de regreso en esta tierra.

La respuesta a esta pregunta yace en las fiestas del ayuntamiento y en la ciudad de Santa Fe. De hecho, si Los Caballeros, y los miembros del ayuntamiento de Santa Fe que alguna vez pertenecieron a Los Caballeros, quieren dejar en claro que ellos no perdonan la supremacía blanca, deben tomar medidas proactivas para reconocer la sangre que nunca podrá ser lavada de las manos de aquellos que trajeron la conquista a esta tierra y de todos aquellos que hoy en día basan su poder y privilegio en aquella conquista. Y ellos, como gente que ocupa la tierra del Pueblo en calidad de invitados, debe hacer lo correcto y #AbolishTheEntrada (abolir La Entrada), de modo que tal violencia pueda ser prevenida.

La supremacía blanca no debería recibir una plataforma, ya sea dentro de los pasillos de la Casa Blanca o dentro de una celebración cultural y religiosa como La Entrada. A pesar de lo que los supremacistas blancos y sus defensores nos quieren hacer creer acerca de su derecho a la “libertad de expresión”, nuestra posición no tiene nada que ver con la Primera Enmienda. Los supremacistas blancos abusan la “libertad de expresión” como una pantalla de humo para tiranizar, a menudo con fuerza, su camino al poder. A ellos no les importa la “libertad de expresión”. Ellos quieren genocidio y violencia.

Nuestra posición de abolir las celebraciones racistas por parte de instituciones públicas, tales como La Entrada, no tiene nada que ver con libertad de expresión. Las instituciones públicas no tienen un derecho legítimo a denigrar a grupos de personas o a promover celebraciones religiosas tales como La Entrada. También sostenemos que la gente indígena nunca hemos dimitido nuestro derecho de ejercicio legal, político, moral o espiritual sobre nuestros lugares de origen.

Nuestras leyes vinieron primero de la tierra –y aún lo hacen–.

No tenemos conflicto ni confusión en torno a estos hechos. No normalizamos la supremacía blanca al incorporarla en debates sobre la ley constitucional al respecto de la libertad de expresión que están, en sí mismos, en las premisas sobre la continua ocupación colonial sobre las tierras nativas. Tampoco tenemos miedo de levantarnos en contra de la supremacía blanca para proteger a nuestras familias y a toda la gente oprimida en nuestra tierra de origen. Actuaremos al unísono con nuestros camaradas en Charlottesville, quienes están del lado correcto de la historia. Te invitamos a permanecer con nosotros.

La decisión es tuya, Santa Fe.

Traducción del original aqui: https://therednation.org/2017/08/15/from-charlottesville-to-santa-fe-smash-racist-memorials-smash-white-supremacy/

0 Shares